lunes, 16 de marzo de 2009

George Pal: Un verdadero pionero en el campo de la ciencia ficción y la animación.

Reconocido por múltiples organizaciones dedicadas a la ciencia ficción y al fantástico, nominado a siete premios Oscar y ganador de un Oscar honorario por las técnicas utilizadas en el desarrollo de sus “Puppetoons”, George Pal fue una de las grandes figuras de la industria de Hollywood durante por lo menos dos décadas, así como también un pionero en los campos de la animación y la ciencia ficción. George Pal nació el primero de febrero de 1908 en Cegléd, Hungría. Desde pequeño, demostró tener facilidades para el dibujo, talento que lo llevó en algún momento a querer estudiar arquitectura. Afortunadamente para los aficionados al cine, durante el período posterior a la Primera Guerra Mundial existia una sobrepoblación de arquitectos en Hungría. Fue gracias a las habilidades artísticas de Pal, que este consiguió un trabajo en la compañia Hunia Films, ubicada en Budapest. Al igual que Alfred Hitchcock, los primeros trabajos de Pal estaban relacionados con el diseño de las cartas de títulos usadas para presentar los diálogos de las cintas mudas, a lo que se le sumaba el diseño de algunos carteles de películas.

Para el tiempo que comenzaron a salir las películas sonoras, Pal había desarrollado un creciente interés en la animación. En 1931, él se mudó a Berlin donde la atmósfera creativa de los renovados estudios UFA fueron la cuna del concepto que daría vida a sus Puppetoons. Solo tres años después con la llegada de Hitler al poder, Pal se mudaría a Paris lugar donde conocería a un fabricante de cigarrillos que se percató del potencial comercial de la ideas de Pal. Los cortos comerciales debian ser entretenidos y atrayentes en aquel entonces, debido a que eran exhibidos durante los intermedios en las salas de cine. La animación en stop-motion que poseían los Puppetoons de Pal lograron acaparar el interés de la audiencia a tal punto, que gracias a la campaña publicitaria creada por Pal le fue ofrecido un puesto de trabajo en una de las compañias publicitarias más grandes de Europa. Sin pensarlo demasiado, Pal aceptaría el trabajo lo que lo llevaría a vivir por un tiempo en Holanda.

En 1939, Europa estaba al borde de su más terrible guerra. Pal y su esposa estaban pensando en mudarse a América antes de que el conflicto estallara. Afortunadamente para Pal, algunos ejecutivos de la Paramount Pictures estaban interesados en sus servicios, por lo que en diciembre de ese año arrivó a norteamérica. A su llegada, Pal armó un pequeño estudio, contrató personal y tras un año de trabajo estaria listo para lanzar sus primeros proyectos. En sus buenos tiempos, los Estudios Puppetoon producian entre cuatro y seis cortos por año. Con un personal de aproximadamente treinta personas, Pal dedicaba seis semanas a preparar cada corto, otras seis semanas para filmarlo, y finalmente otras seis semanas de postproducción, aunque esto era variable.

El estilo Puppetoon de Pal es conocido por algunos sectores como “animación sustituta”. Pal una vez describió su técnica como: “En los dibujos animados, los personajes son dibujados. En los Puppetoons, yo construyo una marioneta y filmo un cuadro. Luego cambio la cabeza o la pierna de esa marioneta (depende de lo que se mueva en el cuadro), y luego filmo otro cuadro. Cada una de las palabras pronunciadas por las marionetas probablemente requiere nueve o diez cabezas, cada una con la boca en diferentes posición, para llevar a cabo la ilusión de que realmente están hablando. Si tu filmas 24 cuadros, tan sólo tienes un segundo de cinta. Es por esta razón que el proceso de los Puppetoons, como cualquier otro proceso de animación stop-motion, consume muchísimo tiempo”.


El Puppetoon favorito de Pal era Jasper, el cual según Pal, era la versión negra de Huckleberry Finn. Este personaje protagonizaria 14 cortos, todos los cuales presentarian un elenco compuesto en su totalidad por marionetas negras. Estas gozaron de cierta popularidad hasta el momento que comenzaron a ser el blanco de críticas que aludían a ciertas características racistas por parte de Pal. Con el fin de aliviar la tensión creada por dichos comentarios, el músico de jazz Duke Ellington accedió a participar en un corto de los Puppetons, tocando sus composiciones y dirigiendo a una orquesta de marionetas. Los cortos de los Puppetons recibieron múltiples nominaciones al Oscar, y en 1943 Pal recibió un Oscar por ser un pionero en la técnica de animación de marionetas. Pese a esto, a fines de los cuarenta la Paramount ya no se mostraba muy entusiasmada con la serie de cortos, por lo que Pal decidió dedicarse a la producción de films.

“Destination Moon” (1950) sería la primera de una serie de películas de ciencia ficción que serían producidas por Pal. La cinta fue un completo éxito, llegando incluso a ganar un Oscar por sus efectos especiales. La Paramount no tardaría en mostrar su interés en que Pal tomara proyectos similares bajo su tutela. La próxima cinta producida por Pal seria “When Worlds Collide” (1951), del director Rudolph Mate. Originalmente, en el año 1932 se había anunciado que el director Cecil B. DeMille adaptaría la novela de los escritores Philip Wylie y Edwin Bulmer. Sin embargo, durante la preproducción de la cinta, el director se vió sobrepasado por la complejidad del proyecto. Años más tarde, George Pal y su equipo estaban listos para aceptar el desafío. Como muchos de los film producidos por Pal, “When Worlds Collide” es más recordada por sus efectos especiales que por la calidad de su guión o sus actuaciones. Aún así la cinta tuvo éxito, por lo que la Paramount no perdió el tiempo y rápidamente envió a Pal a desempolvar otro viejo proyecto abandonado tiempo atrás.


Esta vez se trataba de la novela de H. G. Welles, “The War of the Worlds”, otro proyecto abandonado por DeMille. Lo primero que hizo Pal fue contratar al director Byron Haskin, el cual a pesar de no estar vinculado al género de la ciencia ficción, si había trabajado como experto en efectos especiales durante la primera parte de su carrera. “The War of the Worlds” (1953), sería el inicio de una larga asociación entre Haskin y Pal ligada al mundo de la ciencia ficción. Con el lanzamiento de la cinta, Pal estableció un estilo y una reputación que lo situaron como el mejor exponente del género. Sin embargo, las dos películas siguientes de Pal probarían que el no dependía de los efectos especiales o de premisas fantásticas para tener éxito. Fue así que lanzó “Houdini” (1953), una cinta biográfica protagonizada por Tony Curtis, y “The Naked Jungle” (1954), un film de aventuras protagonizado por Charlton Heston.

Sería con “Conquest of Space” (1955), que Pal regresaría de lleno al género de la ciencia ficción. Sin embargo, esta cinta no resultó ser igual de satisfactoria que sus anteriores producciones, en gran medida debido al escaso presupuesto que este manejaba. Desde este punto, Pal tomaría la decisión de comenzar a dirigir, además de producir sus películas. “Tom Thumb” (1958), fue el primer largometraje de Pal que entró directamente en los terrenos de la fantasía. La cinta acerca del personaje creado por lo hermanos Grimm fue merecedora de un Oscar por sus efectos especiales. También marcaría el regreso de la técnica de los Puppetoons desarrollada por Pal varios años atrás.

“The Time Machine” (1960), la segunda adaptación de la obra de H. G. Wells realizada por Pal, se convirtió en un clásico inmediato. La cinta contaba con un estupendo guión, maravillosos efectos especiales y espléndidas actuaciones, elementos que en gran medida resaltaron gracias a la calidad de Pal como director, y a su talento como productor que lo llevó a contratar al equipo más idóneo para el trabajo. Luego vendrían: “Atlantis, the Lost Continent” (1961) y “The Wonderfull World of the Brothers Grimm” (1962). La primera sufrió los percances propios de la falta de presupuesto, mientras que la segunda es más disfrutable sin necesariamente ser nada especial.“The 7 Faces of Dr. Lao” (1964), sería la última película exitosa económicamente hablando en la que trabajaría Pal. La cinta, que se considera como una obra maestra del género fantástico, pese a que no contó con la promoción que merecía una producción de su tipo, logró un éxito comercial inusitado.

Pese a que durante su carrera Pal contó con un gran número de cintas que lograron ser un éxito comercial, luego de “The 7 Faces of Dr. Lao” tuvo serias dificultades para encontrar financiamiento para sus proyectos. Sólo dos cintas de bajo presupuesto lograron llegar a la pantalla grande: “The Power” (1968), una suerte de precursora del terror exhibido en cintas como “Carrie” (1976); y “Doc Savage: Man of Bronze” (1975), cinta que pasó sin pena ni gloria por las salas de cine. En esta sequía de financiadores, muchos proyectos quedaron en el tintero, entre los que se encontraba la idea de adaptar la novela de William F. Nolan, “Logan´s Run” (la que sería llevada al cine en 1976 por Michael Anderson), las secuelas de “When Worlds Collide” y “The Time Machine”, y la adaptación de la novela “El Golem”, de Gustav Meyrink, entre otras cosas.
Antes de su muerte en el año 1980, Pal había recibido parte del financiamiento para un proyecto llamado “The Voyage of Berg”, cuyo guión había sido escrito por Robert Bloch (autor de “Psycho”), y el cual lamentablemente no pudo ser terminado. George Pal fue un pionero y un visionario en muchos sentidos. Creador de los Puppetoons y de una buena cantidad de joyas cinematográficas, sobretodo en el campo de la fantasía y la ciencia ficción, se caracterizó por ser un verdadero constructor de sueños y mundos increíbles, cuya obra espera ser redescubierta por una nueva generación de aficionados al género fantástico.



por Fantomas.

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails