domingo, 26 de abril de 2009

Jerry Goldsmith: Desde "Rambo" hasta "The Omen".

Jerry Goldsmith fue un músico que durante su carrera fue capaz de adaptarse a todos los estilos y exigencias. Su capacidad creativa era realmente polifacética, por lo que no es de extrañar que sus bandas sonoras presentes elementos del jazz, folk, música sinfónica, la étnica, entre otras. Sus composiciones fueron reconocidas con 18 nominaciones al Oscar, ganando uno por su trabajo en “The Omen” (1976), cuatro premios Emmy, cinco nominaciones al Grammy, ocho nominaciones a los Globos de Oro, además de diversos galardones. En estas líneas repasaremos de manera breve, su prolífica carrera.

Jerrald King “Jerry” Goldsmith, nació el 10 de febrero de 1929 en Pasadena, California. Él aprendería a tocar el piano a los seis años, y a los catorce comenzó a estudiar composición, teoría y contrapunto con los maestros, Jacob Gimpel y Mario Castelnouvo-Tedesco. Goldsmith estudiaría en la Universidad del Sur de California, donde asistiría a los cursos de composición cinematográfica impartidos por el veterano compositor, Miklos Rosza. Seria la banda sonora compuesta por el mismo Rosza para la cinta, “Spellbound” (1945), además de la estrella de la película, Ingrid Bergman, los que cautivarían a Goldsmith y lo que finalmente gatillarían su interés en la composicion de música para el cine.

En el año 1950, el músico sería contratado como mecanógrafo en el departamento de música de la CBS. Pronto comenzaría a escribir música para algunos de los programas de radio de la estación, entre los que se encuentran, CBS Radio Workshop, Frontier Gentleman y Romance. Luego de un tiempo, también le serían encomendadas las bandas sonoras de algunos programas de televisión como “Climax”, “Playhouse 90” y el mítico programa de ciencia ficción, “Twilight Zone”. Goldsmith seguiría trabajando en la CBS hasta el año 1960, donde fue contratado por la compañia Revue Studios para componer la música de la serie “Thriller” (1960-1962). Tras esto, tendría nuevos encargos para la televisión, los cuales incluían el tema principal de la serie “Dr. Kildare” (1961-1966), y el tema principal y la música de algunos episodios de “The Man from U.N.C.L.E.” (1964-1968).

En 1963, Goldsmith recibió su primera nominación al Oscar por su trabajo en la película, “Freud” (1962), del director John Huston. Poco tiempo después, conocería al influyente compositor Alfred Newman, quien se convertiría en una pieza clave de la contración de Goldsmith por parte de los estudios Universal, donde su primera asignación sería la banda sonora de la cinta, “Lonely Are the Brave” (1962). Luego de esto, Goldsmith comenzaría a trabajar bajo contrato para la 20th Century Fox, lugar donde rápidamente comenzaría a redefinir los parámetros de las bandas sonoras modernas. Junto con su amigo, Alex North, Goldsmith logró ubicarse entre los compositores más respetados de la industría norteamericana, y para principios de los setenta el compositor ya había escrito una serie de bandas sonoras que ayudaron a cimentar su carrera y su reputación. Entre los trabajos más destacables de este periodo se encuentran: “Lilies of the Field” (1963), “Von Ryan´s Express” (1965), “The Sand Pebbles” (1966), “The Planet of the Apes” (1968), “Tora, Tora, Tora!” (1970), y “Patton” (1970), entre otros.


Durante la década de los setenta, Goldsmith logró combinar su trabajo en el cine con una cantidad no menor de encargos para la televisión, siendo uno de los pocos compositores que lograría excelentes resultados trabajando simultáneamente en el cine y la televisión. Esto se vería reflejado en el premio Emmy que recibiría por la banda sonora de la miniserie, “QBVII” (1974), y en el espléndido trabajo que realizo en la serie “The Waltons” (1972-1981), donde compuso el tema principal junto con las bandas sonoras de algunos episodios. Ansioso por mostrar su obra, la primera mitad de los setenta sería uno de los periodos más exitosos del compositor, donde estaría a cargo de musicalizar un buen número de thrillers y más de alguna cinta prestigiosa, como “The Wind and the Lion” (1975), “Chinatown” (1974), “Papillon” (1973), y “The Other” (1972), entre otras. Empezando la segunda mitad de los setenta, Goldsmith obtendría el único Oscar de su carrera por la música avant-garde de la cinta, “The Omen” (1976), la cual se transformaría en una pieza clave de la atmósfera y el poder dramático de dicho film.

A finales de la década de los setenta, Goldsmith estaría involucrado en la composición de un buen número de bandas sonoras para cintas mayoritáriamente de ciencia ficción, entre las que se encuentran: “Capricorn One” (1978), “The Swarn” (1978), “Alien” (1979) y “Star Trek: The Motion Picture” (1979). La música de las dos últimas cintas son consideradas como parte de los mejores trabajos del compositor, especialmente la de “Star Trek”, debido a que tuvo que reinventar una franquicia inventando un tema principal completamente nuevo. El mismo Goldsmith reconocería que dicho trabajo fue uno de los que más dificultades le presentó. Tiempo después, dicho tema se convertiría en uno de los elementos reconocibles del spin off de Star Trek titulado, “The Next Generation”. En 1995, Goldsmith escribiría un nuevo tema para la franquicia, esta vez para otro spin off titulado, “Star Trek Voyager”. Curiosamente, la sociedad de Goldsmith con la franquicia pudo haber comenzado muchos años antes. En una entrevista, Goldsmith reconoció haberse acercado al creador de la serie, Gene Roddenberry, en los sesenta para componer el tema principal de la serie original, pero que debido a otras obligaciones no pudo llevar a cabo dicho proyecto.

La década de los ochenta comenzó con la banda sonora de la miniserie, “Masada” (1981), donde Goldsmith compuso la música que acompaña las cuatro primeras horas del metraje, además del tema principal, dejando en manos de su amigo y colega, Morton Stevens, las cuatro horas restantes. Además completaria la trilogía de “The Omen” con su inspirado trabajo en la cinta “The Final Conflict” (1981), donde transformaría por completo el estilo utilizado en los dos films anteriores, logrando crear una banda sonora atrayente y escalofriante. Durante el resto de los ochenta. Goldsmith demostraría su capacidad camaleónica para adaptar sus melodías a los distintos géneros cinematográficos. El compositor crearía la música de cintas tan variadas como la trilogía de Rambo (“First Blood”, “Rambo First Blood Part 2” y “Rambo 3”), la conmovedora cinta de animación, “The Secret of Nihm” (1982), los dramas “Under Fire” (1983) y “Hoosiers” (1986), y la cinta de horror, “Poltergeist” (1982), entre otras.

De todas formas, gran parte de los ochenta fue aprovechado por Goldsmith para tomar algunos riesgos en lo que a terminos creativos se refiere. Participó junto a Joe Dante en las películas, “Gremlins” (1984) y “The Twilight Zone: The Movie” (1983), se involucró nuevamente en la franquicia de Roddenberry con, “Star Trek V” (1989), y trabajó en cintas de alto y bajo presupuesto por igual. Además, durante este periodo comenzó a incluir de manera más frecuente instrumentos electrónicos en sus bandas sonoras. Su primera banda sonora electrónica sería la de la cinta “Runaway” (1984), dirigida por Michael Crichton. Luego repetiría la experiencia en el thriller, “Criminal Law” (1988), y en el film de ciencia ficción, “Alien Nation” (1988), aunque en esta última su trabajo terminaría siendo desechado. Goldsmith recién en los noventa lograría fusionar la música orquestada con la electrónica, siendo uno de los pocos compositores que terminarían utilizando la música electrónica sin dejar de lado la orquestada.

Ya en los noventa, Goldsmith comenzaría con el pie derecho con su trabajo en el film, “Total Recall” (1990), el cual hoy es considerado como un clásico de la ciencia ficción y cuya banda sonora es de las más recordadas del compositor. Fue durante el tiempo que trabajó en dicha cinta, que se haría amigo del director Paul Verhoeven, quien posteriormente lo invitaría a componer la música del film, “Basic Instinct” (1992). Aquí el director colaboró continuamente con Goldsmith en la composición de una banda sonora que fue de suma importancia al momento de construir la tensa atmósfera de la cinta. Durante este periodo, Goldsmith tambíen se haría cargo de la música de “The Russia House” (1990), la cual construiría con algunas de las piezas utilizadas en la composición de la banda sonora del film, “Walt Street” (1987), la cual finalmente jamás se utilizó. También aportaría con sus composiciones en las películas, “Rudy” (1993), “Six Degrees of Separation” (1993), “L.A. Confidential” (1997), “Air Force One” (1997), y “The Mummy” (1999), entre otras.

Durante la última etapa de su carrera, se dedicaría mayormente a colaborar con viejos amigos. Entre estos, el director Paul Verhoeven en la cinta, “Hollow Man” (2000), y con Richard Donner en “Timeline” (2003), donde la música solo fue utilizada en el corte del director. De todas formas se la arregló para componer también la música de “The Last Castle” (2001), la cual posteriormente sería utilizada para recordar a las víctimas del 11 de septiembre; la banda sonora del éxito de taquilla, “The Sum of All Fears” (2002); la del thriller “Along Came a Spider” (2001); y su última colaboración con el mundo de Star Trek (y la tercera con el editor convertido en director, Stuart Baird), en “Star Trek: Némesis” (2002). Su última banda sonora fue para la cinta, “Looney Tunes: Back in Action” (2003), dirigida por su amigo Joe Dante.

La versatilidad de Jerry Goldsmith fue de tal magnitud, que le permitió ser docente de la Universidad del Sur de California, al igual que Miklos Rosza, quien alguna vez fue su maestro. También se dió el gusto de componer obras fuera del mundo cinematográfico, entre ellas un ballet titulado, “A Patch of Blue”, y un encargo de la Orquesta Sinfónica de Los Ángeles, titulado “Fireworks”, que él mismo dirigió en el 2002. Goldsmith quien por años mantuvo una sana competencia con el también compositor, John Williams, ha logrado influenciar a toda una camada de nuevos músicos. No es de extrañar que la música del himno oficial de la ceremonia de los Oscar que se estrenó en la edición de marzo de 1998, sea de su autoría. Jerry Goldsmith murió tranquilamente durante el sueño el 21 de julio del 2004, tras una larga batalla contra el cáncer, pero no sin antes dejarnos un legado inconmesurable el cual difícilmente podremos olvidar.

por Fantomas.

3 comentarios:

Quimérico Inquilino dijo...

Muy buena reseña de mi compositor de cine favorito. Nadie más polifacético o capaz de mimetizarse que el bueno de Golsmith. Tiene sólo un Oscar pero junto a "Jaws" y "Psicosis" logró una de las tres BSO más emblemáticas del género fantástico con su "The Omen".
Gracias además por los enlaces. Pincho la de "Chinatown" que me faltaba.

Un saludo!

DIALOGUISTA dijo...

Excelente!!!!!!!!! Un compositor super prolífico!!!!!!!! Este articulo esta tan completo que voy a guardar la pagina entre mis favoritas.
Felicitaciones por tan buen post!!!!!!!!

disa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Related Posts with Thumbnails