domingo, 17 de enero de 2010

Judy Garland: Una actriz que nunca pudo encontrar su lugar sobre el arcoíris.

Frances Ethel Gumm, más conocida como Judy Garland, nació el 10 de junio de 1922, en Grand Rapids, Minnesota. Hija de Francis Avent Gumm y Ethel Marion Milne, dos artistas de vodevil, desde pequeña mostró interés en el canto y el baile. Judy debutaría en el teatro de su padre a los treinta meses de edad, junto a sus dos hermanas mayores, Mary Jane y Dorothy Virginia, durante un show navideño donde cantaría el coro de “Jingle Bells”. Acompañadas por su madre en el piano, las Hermanas Gumm se presentaron en el teatro de su padre durante algunos años. Sin embargo, cuando él fue acusado de acoso sexual por uno de los acomodadores del teatro, la familia se mudó a Lancaster, California, en junio de 1926. Una vez en California, Francis compró un nuevo teatro, al mismo tiempo que su esposa comenzó a trabajar para que sus hijas pudieran ingresar a la industria cinematográfica. En 1928, las Hermanas Gumm se matricularon en una escuela de baile manejada por Ethel Meglin, quien además estaba a cargo de la compañía de baile Meglin Kiddies. Tras aparecer en un show navideño, las hermanas participaron en un cortometraje titulado “The Big Revue” (1928). Después participarían en otros cortos como “A Holiday in Storyland” (1929), “The Wedding of Jack and Jill” (1929), y “Bubbles” (1930). La última aparición de las Hermanas Gumm sería en el corto, “La Fiesta de Santa Barbara” (1935).

En 1934, las hermanas que durante algunos años habían visitado algunas de las ciudades más importantes de los Estados Unidos con su espectáculo de vodevil, decidieron cambiar el nombre del trío por el de las “Hermanas Garland” tras la recomendación del productor George Jessel. Fue durante ese periodo que la pequeña Frances cambió su nombre a Judy. En 1935, el trío se separaría y Judy firmaría un contrato con la Metro-Goldwyn-Mayer, supuestamente sin haber tenido que realizar ningún tipo de casting. En un principio, los ejecutivos del estudio no sabían que hacer con Garland, quien a sus trece años era demasiado grande para encarnar papeles infantiles y demasiado pequeña para interpretar roles adultos. Además, la apariencia física de Judy significó todo un dilema para el estudio. Su belleza no encajaba con los parámetros de glamour de las estrellas de la época, lo que terminó desencadenando que la actriz se sintiera poco atractiva en comparación con sus compañeras, causándole una gran ansiedad. Su inseguridad se exacerbo a causa de la actitud del jefe del estudio, Louis B. Mayer, quien solía llamarla su “pequeña jorobada”. Durante sus primeros años en el estudio, Garland sería fotografiada utilizando vestidos sencillos los cuales tenían por objetivo crear la imagen de que ella era la típica “chica de al lado”.


Ella ejercería diversas funciones al interior del estudio antes de participar en el musical “Every Sunday” (1936), junto a la joven artista Deanna Durbin. La cinta sirvió para que ambas actrices llamaran la atención de Mayer. Sin embargo, solo Garland se quedaría en la MGM, mientras que Durbin firmaría un contrato con la Universal. El 16 de noviembre de 1935, mientras se encontraba preparando una presentación en el programa radial Shell Chateau Hour, Garland se enteró que su padre había sido hospitalizado a causa de una meningitis. Frank Gumm fallecería a la mañana siguiente, y Judy cantaría por primera vez “Zing! Went the Strings of My Heart”, canción que posteriormente interpretaría en todos sus conciertos. Garland nuevamente llamaría la atención de los ejecutivos del estudio cuando interpretó la canción “You Made Me Love You”, en la fiesta de cumpleaños que la MGM preparó para el actor Clark Gable; esta interpretación sería similar a la realizada por la actriz en la cinta “Broadway Melody of 1938” (1937), en la cual ella interpreta el tema mirando una foto de Gable.

Cuando la MGM decidió unir a Garland con Mickey Rooney, nació una de las duplas cinematográficas más exitosas de la época. El dúo apareció por primera vez juntos en la cinta, “Thoroughbreads Don´t Cry” (1937), a la que le seguiría “Love Finds Andy Hardy” (1938). Estas serían las dos primeras de las nueve películas que la pareja co-protagonizaría durante los años siguientes. Para poder cumplir con el frenético ritmo de filmación, Garland, Rooney, y otros jóvenes actores, consumían constantemente anfetaminas, y barbitúricos antes de acostarse. Para Garland, el consumo constante de drogas desencadenó una adicción contra la cual batalló durante toda su vida, la cual además profundizó sus trastornos mentales, y la llevó a padecer anorexia, lo que en conjunto eventualmente la terminó llevando a su muerte. Varios años después, Garland declararía que su juventud le había sido robada por la MGM. En 1938, a sus 16 años, tras haber interpretado varios papeles secundarios, Garland obtuvo el papel de Dorothy Gale en “The Wizard of Oz” (1939), una cinta basada en el libro infantil de L. Frank Baum.

En esta película, Garland interpretaría la canción “(Somewhere) Over the Rainbow”, por la cual siempre sería recordada. Aunque los productores Arthur Freed y Mervyn LeRoy siempre quisieron que Garland fuera la protagonista, Louis Mayer intentó pedirle a la 20th Century Fox los servicios de Shirley Temple, los cuales finalmente no serían cedidos por el estudio. Para poder disimular el tamaño de su busto, la joven utilizó un corset especial y un vestido azul, que cumplía la función de hacer ver a la actriz más joven de lo que realmente era. Las filmaciones comenzaron el 13 de octubre de 1938, y culminaron el 16 de marzo de 1939. Tras terminar la cinta, la MGM le comunicó a la actriz que debía embarcarse en una gira por los Estados Unidos para promocionar el film, “Babes in Arms” (1939). Tanto Garland como Mickey Rooney se mostraron poco satisfechos con la gira, la cual los obligaba a realizar cinco presentaciones al día. “The Wizard of Oz” tuvo un gran éxito de crítica, pero no obtuvo tan buenos resultados de taquilla. El dinero invertido solo pudo ser recuperado en 1940 cuando la cinta fue relanzada. Esta actuación, junto a la de “Babes in Arms”, le valió a Judy un Oscar especial a la mejor actriz juvenil. Luego de este reconocimiento, Garland se convirtió en una de las actrices más cotizadas de la MGM.

En 1940, Garland protagonizaría tres cintas: “Andy Hardy Meets Debutante”, “Strike Up the Band”, y “Little Nellie Kelly”. En esta última, la actriz interpretaría su primer rol adulto, el cual consistió en encarnar a una madre y a una hija al mismo tiempo. El doble rol significó todo un reto para ella, ya que debió dar su primer beso en pantalla. El éxito de los tres films, aseguraron el puesto de Garland al interior de la MGM. Durante este periodo, ella mantendría sus primeras relaciones amorosas. La primera de ellas fue con el músico Artie Shaw, a quien la actriz le tenía un gran afecto. Por lo mismo quedó devastada cuando Shaw culminó la relación en 1940, para fugarse con su amante Lana Turner. Cuando cumplió 18 años, Garland comenzaría una relación con el también músico David Rose, quien en ese entonces estaba casado con la actriz y cantante Martha Raye. A petición del estudio, la pareja accedió esperar un año hasta que Rose se divorciara de Raye, tras lo cual contrajeron matrimonio el 27 de julio de 1941. Ella estaba evidentemente más delgada cuando filmó, “For Me and My Gal” (1942), junto al entonces debutante Gene Kelly. Aquí por primera vez, su nombre apareció en los créditos por sobre el título de la cinta, lo que marcó su exitosa transición del mercado adolescente al estrellato adulto.

Cuando cumplió 21 años, Garland optó por aclarar el color de su cabello. Pese a sus notorios cambios físicos, la actriz aún se sentía insegura de su apariencia. Lo que empeoró aún más las cosas, fue la disolución de su matrimonio con David Rose en 1944, luego de que la actriz sufriera un aborto espontáneo. Una de las películas más exitosas de Garland al interior de la MGM sería, “Meet Me in St. Louis” (1944), en la cual interpretaría las canciones “The Trolley Song”, “The Boy Next Door”, y “Have Yourself a Merry Little Christmas”. Vicente Minnelli sería asignado para dirigir esta cinta, y fue él quien solicitó que la maquilladora Dorothy Ponedel se encargara de cambiar la apariencia de la actriz. Garland quedó encantada con el trabajo de Ponedel, razón por la cual exigió que ella se ocupara de su estética durante el resto de su contrato con la MGM. Durante las filmaciones de “Meet Me in St. Louis”, pese a tener una relación tensa en un inicio, Garland y Minnelli comenzaron una relación amorosa la cual terminó en matrimonio en 1945. Un año después, nacería la primera y única hija de la pareja, Liza Minnelli.

En “The Clock” (1945), la actriz obtendría su primer rol dramático. Pese al éxito de crítica y taquilla que tuvo la cinta, los fanáticos de Garland esperaban que ella cantara. Por este motivo, pasarían muchos años antes de que ella participara en una cinta dramática no musical. Otros reconocidos largometrajes de la actriz durante los cuarenta serían: “The Harvey Girls” (1946), en la cual interpretó la canción ganadora del Oscar, “On the Atchison, Topeka and the Santa Fe”; y “The Pirate” (1948). Durante la filmación de “The Pirate”, Garland sufrió una crisis nerviosa y fue internada en una clínica privada. Aunque ella fue capaz de terminar la cinta, en julio de ese año intentó suicidarse por primera vez cortándose las muñecas con un vidrio roto. Durante este periodo, Garland pasó dos semanas en tratamiento al interior del Austen Riggs Center, un hospital psiquiátrico ubicado en Stockbridge. Luego de “The Pirate”, la actriz filmó tres películas más al interior de la MGM: “Easter Parade” (1948), “In the Good Old Summertime” (1949), y su última cinta con el estudio, “Summer Stock” (1950).

Posteriormente, Garland presentaría una serie de problemas emocionales que no le permitieron finalizar algunas de las películas en las que participó. Durante la filmación de “The Barkleys of Broadway” (1949), la actriz comenzó a consumir pastillas para dormir además de morfina. Esto combinado con los constantes dolores de cabeza que sufría, retrasó en varios días el proceso de filmación. Luego de que el doctor personal de la actriz le recomendara acortar su horario de trabajo, el ejecutivo de la MGM, Arthur Freed, decidió suspender a Garland y reemplazarla por Ginger Rogers. Posteriormente, Judy sería seleccionada para interpretar el rol protagónico en el film, “Annie Get Your Gun” (1950). Antes de comenzar las filmaciones, se mostró muy preocupada por su apariencia física, ya que no sabía como lo haría el director Busby Berkeley para que sus dañados brazos no se vieran mal en pantalla. Ella comenzaría a llegar atrasada al set de filmación, mientras que en otras ocasiones ni siquiera se molestaba en asistir. Esto le ocasionó una nueva suspensión en mayo de 1949, y terminó siendo reemplazada por Betty Hutton. Más tarde obtuvo un papel en “Royal Wedding” (1951), pero nuevamente sería suspendida por sus constantes ausencias.

En 1951, Garland se divorció de Vincente Minnelli. Ese mismo año comenzó una relación sentimental con Sidney Luft, quien se convertiría en su manager. Luft organizaría una serie de conciertos en el Reino Unido, lo que le dio la oportunidad a la actriz de visitar Inglaterra, Escocia, y Irlanda. En octubre de 1951, Garland presentaría un espectáculo de vodevil en el teatro Palace de Broadway. Dicho espectáculo resultó ser todo un éxito, y llegó a ser descrito como “uno de los grandes triunfos personales en la historia del mundo del entretenimiento”. Garland recibiría un premio Tony por su contribución al resurgimiento del vodevil. La actriz y Luft se casaron en 1952, y ese mismo año Garland tuvo a la primera hija de la pareja, Lorna. El éxito profesional y personal de Judy durante este periodo se vieron opacados por una entrevista que dio su madre al periódico Los Angeles Mirror. En dicha entrevista, la mujer reveló que mientras su hija estaba ganando una pequeña fortuna en Broadway, ella tenía un trabajo de escritorio en una compañía aérea por $61 dólares a la semana. Judy y su madre estuvieron distanciadas durante años, y la actriz llegó a declarar que su madre “sólo era buena para generar caos y miedo”, y la acusó de despilfarrar el dinero que había ganado durante su niñez y su adolescencia.

En 1954, Garland filmó un remake musical del film de 1937, “A Star is Born”, para la Warner Bros. Luft y Garland produjeron la película a través de su productora Transcona Enterprises, mientras que la Warner financió los costos de producción, y facilitó sus instalaciones y equipo. La cinta dirigida por George Cukor y co-protagonizada por James Mason, marcaba el esperado regreso de la actriz al cine. Sin embargo, a medida que las filmaciones avanzaban, ella comenzaría a repetir el comportamiento mostrado durante sus últimas producciones al interior de la MGM. Los costos de producción aumentaron, lo que causó el enojo de la cabeza del estudio, Jack Warner. Al momento de su estreno, la cinta gozó del beneplácito de la crítica y del público. Pese a las medidas adoptadas por Jack Warner, el film de todas formas no logró recuperar lo invertido, lo que significó el fin de la relación entre la Warner y la productora de la actriz. Garland sería nominada al Oscar a la mejor actriz por su actuación en la cinta. El mismo día de la ceremonia de los Oscar, Garland se encontraba en el hospital a punto de dar a luz a su hijo, Joseph Luft, razón por la cual un equipo de televisión se encontraba en la habitación de la actriz preparado para televisar el discurso de aceptación del galardón en caso de que ella lo ganara. Lamentablemente, la actriz terminó perdiendo el Oscar a manos de Grace Kelly, pese a que era la favorita del público y la crítica.

Tras divorciarse de Luft, comenzó una lucha por la custodia de sus hijos. Más tarde participaría en cintas como “Judgment at Nuremberg” (1961), por la cual obtendría una nueva nominación al Oscar; “Gay Purr-ee” (1962), y “A Child is Waiting” (1963). Su último film, “I Could Go On Singing” (1963), en cierta forma reflejó su propia vida debido a que tuvo que interpretar a una famosa cantante. A principios de 1955, Garland apareció en numerosos especiales de televisión. El primero de ellos fue una emisión especial del programa Ford Star Jubilee, el cual era el primer programa emitido a color por la cadena CBS. Tras firmar un contrato por tres años con la cadena, participó en una edición en vivo del programa General Electric Theater, el cual fue transmitido en 1956 antes de que su esposo y representante se enfrascara en una discusión con la CBS con respecto al rumbo que tomaría la carrera de Judy. En 1956, Garland se presentó durante cuatro semanas en el New Frontier Hotel de Las Vegas, por un salario de $55.000 dólares a la semana, convirtiéndose en la artista mejor pagada de Las Vegas.

A pesar de sufrir de laringitis, sus conciertos fueron todo un éxito, razón por la cual sus presentaciones se extendieron por una semana más. En noviembre de 1959, Garland fue hospitalizada a causa de una hepatitis aguda. En enero de 1960 cuando fue dada de alta, los doctores le anunciaron que sólo tenía cinco años de vida y que quizás no podría volver a cantar. Aunque en un principio sintió alivio tras escuchar su diagnóstico, debido a que “por primera vez en su vida no sentía presión”, la salud de Garland mejoró considerablemente en los meses siguientes, y para agosto de ese año, volvió a presentarse Inglaterra. Fue tan calurosa la acogida del público londinense, que ella anunció su intención de mudarse permanentemente a Inglaterra. De su exitoso concierto en el Carnegie Hall en abril de 1961, salió el disco en vivo titulado, “Judy at Carnegie Hall”, el cual permaneció durante trece semanas en el primer puesto de la revista Billboard, y le valió cinco premios Grammy, incluyendo el de mejor álbum del año y mejor vocalista femenina. En 1961, Garland y la CBS establecieron un nuevo acuerdo que establecía la participación de la actriz en nuevos especiales de la cadena.

El especial “The Judy Garland Show”, fue emitido en 1962 y contó con la participación de Frank Sinatra y Dean Martin. Posteriormente, Garland firmaría un contrato por 24 millones de dólares para filmar un programa semanal de televisión llamado “The Judy Garland Show”, el cual debutó el 29 de septiembre de 1963. Pese a que la serie tuvo una buena aceptación por parte de la crítica, fue cancelada luego de 26 episodios debido a que competía con la exitosa serie “Bonanza” (1959-73), emitida a la misma hora por la cadena NBC. La cancelación del programa significó un duro golpe personal y financiero para la actriz, quien nunca se recuperó de todo de este fracaso. Al poco tiempo después, Garland regresó a los escenarios, donde su actuación más notable sería en compañía de su hija Liza, en noviembre de 1964. El concierto fue transmitido por la cadena televisiva británica ITV, y marcaría una de las últimas presentaciones de Garland en Inglaterra. Posteriormente ella aparecería en programas como “The Ed Sullivan Show”, “The Tonight Show”, “The Hollywood Palace”, y “The Merv Griffin Show”, donde en este último oficiaría como anfitriona invitada.

En 1963, Garland comenzó con los trámites para divorciarse de Sid Luft, aludiendo a que su marido en varias ocasiones la golpeó mientras estaba borracho, y que había intentado llevarse a sus hijos a la fuerza. En 1964, Garland realizaría una serie de conciertos en Australia que no serían bien recibidos. De hecho, durante su segunda presentación en ese país, su concierto comenzó una hora después de lo previsto, lo que causó la indignación de los 70.000 espectadores que asistieron al show, quienes convencidos de que la artista estaba borracha, la abuchearon durante toda su presentación que sólo duró 45 minutos. Tras llamar “brutos” a los asistentes a dicho concierto, Garland se presentó en Sydney sin mayores inconvenientes. Después de que se le diagnosticara pleuresía, la actriz anunció que se casaría con el promotor de conciertos Mark Herron, con quien finalmente contrajo matrimonio el 14 de noviembre de 1965. En febrero de 1967, Garland fue escogida para interpretar a Helen Lawson en la cinta de la Fox, “Valley of the Dolls” (1967). En ese entonces, se rumoreaba que el personaje de Neely O´Hara de la novela en la que estaba basada la cinta, estaba inspirado en la vida de Garland. Debido a que la actriz no asistió a los ensayos, terminó siendo reemplazada por Susan Hayward.

En el mes de julio regresó al teatro Palace de Nueva York, para realizar 16 conciertos junto a sus hijos Lorna y Joey Luft. A partir de 1969, su salud se fue deteriorando de manera más notoria, y en marzo de ese año realizó su último concierto en la ciudad de Copenhagen. Ese mismo mes contrajo matrimonio con el empresario Mickey Deans, tras divorciarse de Herron en febrero de 1969. Sería Deans quien la encontraría muerta el 22 de junio de ese año en el baño de su casa en Londres. Pese a que en un comienzo se mencionó que la causa de su muerte había sido una sobredosis de barbitúricos, la versión oficial señaló que la cantante y actriz falleció a causa de un paro cardiaco accidental a sus 47 años de edad. A pesar del éxito que gozó durante su carrera, Judy Garland tendía que lidiar con sus frecuentes crisis nerviosas, sus repentinos cambios de humor, sus ataques de ansiedad, y sus abundantes y terribles crisis depresivas. Se sospecha que además padecía de alucinaciones, lo que terminó hundiéndola aún más en el consumo de alcohol y drogas, lo que la obligó a asistir a terapia hasta el final de su vida. La actriz y cantante pasó de ser una promesa infantil a una de las estrellas más importantes al interior de la MGM, gracias a su calidad interpretativa y a su entrega en la pantalla grande. Hoy en día, Judy Garland es una figura icónica, que pese a la vida tormentosa que tuvo, supo exhibir su talento indiscutible como actriz y cantante, gracias a lo cual jamás será olvidada.





por Fantomas.

5 comentarios:

Dialoguista dijo...

Indiscutiblemente la falta de autoestima, aún teniendo talento, hace que las personas se enrieden en un espiral vicioso, y dañino. Da pena que no haya podido disfrutar genuinamente de su talento.
Muy buen articulo!!!

Dana Andrews dijo...

Un gran post donde defines perfectamente a esta actriz que para mí siempre será indispensable ... aunque sólo sea por "Have yourself a merry little Christmas" o "Somewhere over the rainbow".

David dijo...

No conocía tu blog. Judy Garland era fantástica. Una gran actriz y mejor cantante. Y sí... una vida con bastantes problemas a pesar de su gran talento. La semana pasada estuve viendo el especial de televisión que hizo con Frank y Dean en casa de un amigo. Un saludo.

Fantomas dijo...

- Dialoguista: Entre más biografías escribo, más me doy cuenta que gran parte de las estrellas clásicas de Hollywood más allá de su fama, vivieron vidas marcadas por la desgracia. Es por esta razón que me hace más sentido la frase "no se puede tener todo en esta vida".

- Dana: Me alegro que te haya gustado el post, y la verdad es que esta actriz/cantante merece más reconocimiento del que tiene.

- David: Concuerdo contigo. Garland era una artista sumamente talentosa que tuvo que lidiar con una serie de problemas que venían junto con la fama. Espero ver tus comentarios seguidos en este blog.

Gracias a todos por sus comentarios,
Saludos!

Lee Van Cleef dijo...

Hubo en realidad alguien mas infeliz que Judy o Marilyn en la historia de Hollywood? La historia de Garland es sobrecogedora porque si te paras a pensar tenia ese aura de juguete roto desde el principio, sabias que algo no iba a ir bien. Que gran talento.

Me encanta tu blog,enhorabuena por los posts.

Un saludo.

Related Posts with Thumbnails