domingo, 6 de septiembre de 2009

Ruggero Deodato: Un director asociado al cine de caníbales.

Ruggero Deodato nació el 7 de mayo de 1939, en Potenza, Italia. Su infancia la pasaría en un barrio de Roma cerca del cual se encontraba un buen número de estudios cinematográficos. Deodato comenzaría a trabajar en el mundo de cine como segundo asistente del director Roberto Rossellini, uno de los grandes maestros del cine italiano. Él conseguiría este trabajo gracias a que vivía en el mismo edificio que el director, además de ser amigo del hijo de este. En aquel entonces, para ser segundo asistente en la industria cinematográfica italiana solo se requería tener una noción de como se filmaba una película, dejando la experiencia en segundo plano. Deodato adquiriría toda la experiencia necesaria en el tiempo que trabajo con Rossellini, trabajando en dos ocasiones como segundo asistente, y luego realizando cinco cintas más como primer asistente del director, antes de comenzar a trabajar por su cuenta. Aunque Rossellini fue su gran mentor, Deodato también tuvo la oportunidad de trabajar como asistente de Sergio Corbucci, en cintas como “The Son of Spartacus” (1962) y “Django” (1966).

Luego de sus colaboraciones con Rossellini y Corbucci, Deodato comenzó su carrera como director de films de bajo presupuesto, los cuales eran completamente olvidables, como por ejemplo la mediocre cinta de aventuras “Gungala, The Black Panther Girl” (1968), la comedia musical “Vacation on the Costa Esmeralda Coast” (1968), y el western “In the Name of the Father” (1969). En 1969, Deodato abandonaría momentaneamente el cine para filmar algunos episodios de un par de series de televisión, además de algunos comerciales para el mismo medio. El director regresaría al cine en 1975 con el thriller erótico, “Wave of Lust”. Antes de entrar de lleno al género del horror, Deodato filmaría el violento thriller policial, “Live Like a Cop, Die Like a Man” (1976). La carrera controversial del director comenzaría luego de que este leyera una historia en una revista acerca de un hombre que había sido capturado por una tribu primitiva llamada “Rock People”. Esta historia echaría raíces en la mente de Deodato, dando como resultado la cinta “The Last Cannibal World” (1977).

Estrenada en los Estados Unidos bajo una variedad de títulos (“Cannibal”, “Jungle Holocaust” y “The Last Survivor”), la cinta está protagonizada por Massimo Foschi, Me Me Lai y Ivan Rassimov. Pese a ser un thriller de aventuras más cercana a la nominada al Oscar, “The Naked Prey” (1966), Deodato presenta una serie de atroces sacrificios animales, canibalismo y otras escenas crueles que rápidamente posicionaron a esta película en un nivel distinto a las del resto del subgénero. Un claro ejemplo del tono de la cinta lo da una escena que se encuentra cerca del climax de la historia, en la cual el personaje interpretado por Me Me Lai es mutilada desde la entrepierna al esternón (dicha escena sería copiada sin verguenza alguna por el director Umberto Lenzi en las cintas “Eaten Alive” y “Emerald Jungle”, ambas de 1980). Antes de filmar su trabajo más conocido, Deodato realizaría el drama, “Last Feelings” (1978), y el thriller de acción, “Concorde Affaire ´79” (1979).

Junto al guionista de “The Last Cannibal World”, Gianfranco Clerici, quien también escribiría el guión de “The House on the Edge of the Park” (1980), Deodato realizaría la cinta más controversial del oscuro subgénero del cine de caníbales; “Cannibal Holocaust” (1980). Aunque parezca dificil de creer, este era el intento por parte de Deodato de condenar la explotación de culturas tercermundistas. Obviamente, este mensaje casi subliminal es difícil de detectar cuando está cubierto con alrededor de 90 minutos de maltrato animal, violaciones, castraciones gráficas, y desnudez gratuita. El aspecto de documental que presenta la cinta, contiene escenas de asesinatos en masa y sangrientas batallas que parecen sospechosamente reales. Incluso algunos de los efectos especiales fueron puestos en tela de juicio. De hecho, una de las escenas donde el equipo de filmación que protagoniza la película, se encuentra con una muchacha nativa empalada en una enorme estaca, no ha podido ser explicada con claridad. Mientras que algunos aluden a un que se realizó utilizando un ingenioso trabajo de maquillaje y algo de utilería, Lamberto Bava, quien en ese entonces formaba parte del equipo de filmación de Deodato, se rehusó a estar en el set mientras la secuencia era filmada, y durante los años ha mantenido un estoico silencio acerca de lo que realmente sucedió.

La cinta desató una gran controversia al momento de su estreno; muchos amenazaron con tomar acciones legales contra el film, algunas copias fueron quemadas en un incendio de sospechoso origen, y una gran cantidad de paises se negaron a estrenar la cinta. Aunque en su momento se habló de realizar una secuela, Deodato solo retornaría al cine de caníbales en la siguiente década. “Cut and Run” (1985), es un thriller de aventuras que evita las escenas de canibalismo en favor de la acción, de los extraños cultos oscuros, y de un grupo de boinas verdes renegados. Aunque gran parte de los espectadores que vió la versión internacional de la cinta, sintió que esta era bastante más sobria que los anteriores films de Deodato, aquellos que tuvieron la oportunidad de ver la versión original llamada “Inferno in diretta”, se encontraron con algo completamente distinto. Pese a su menor duración, “Inferno in diretta” presenta grandes dosis de violencia gráfica. La diferencia entre ambas versiones se debe a los problemas de distribución que habían sufrido algunas cintas de Deodato anteriormente, por lo que era necesario disminuir la cantidad de violencia del film.

Con “The House on the Edge of the Park” (1980), Deodato optó por explotar el éxito obtenido por la cinta de Wes Craven, “The Last House on the Left” (1972). La cinta protagonizada por David Hess, mantiene una atmósfera de tensión constante durante todo su metraje. Para ser un film que comienza con una brutal violación y posterior estrangulación, su final es relativamente sobrio. Pese al insatisfactorio giro final, la cinta es considerada como una de las buenas entradas en lo que se llamaría el cine de “invasión de morada”, donde además de la ya mencionada “The Last House on the Left”, se encuentran películas como “The Desperate Hours” (1955), y “Henry: Portrait of a Serial Killer” (1986), entre otros. En 1983, Deodato filmaría la cinta de ciencia ficción “The Raiders of Atlantis”, la cual comenzaría a marcar el final del periodo controversial del director, dejando atrás la vehemencia y la cínica brutalidad de sus anteriores trabajos.

“Body Count” (1986), es un mediocre slasher que fue estrenado en el periodo en que el subgénero ya comenzaba a dar muestras de su agotamiento. Su próximo trabajo sería “The Barbarians” (1987), una cinta de aventuras al más puro estilo de “Conan the Barbarian” (1982). Pese a ser un film de muy bajo presupuesto, resulta medianamente disfrutable gracias a los esfuerzos de Deodato por sacar adelante el proyecto. “Phantom of the Dead” (1988), nuevamente contó con la colaboración del guionista Gianfranco Clerici, a lo que se sumaría un elenco encabezado por Michael York y Donald Pleasence, un presupuesto más generoso, y una correcta banda sonora de Pino Dinaggio. Pese al buen trabajo tras las cámaras de Deodato, el guión de la cinta resulta ser bastante mediocre, lo que no ayuda a crear un producto satisfactorio.

Lo que parecía ser un evidente declive en la carrera del director (carrera que dicho sea de paso, siempre estuvo ligado al cine serie B, rozando el cine Z), se confirmó con el estreno de “Dial: Help” (1988), una bizarra historia acerca de un télefono poseido que asesina mujeres. De ahí para adelante, Deodato trabajaría mayormente en la televisión, filmando de vez en cuando algún largometraje completamente olvidable, como por ejemplo “The Washing Machine” (1993) y “Mom I Can Do It” (1992). Difícilmente podriamos identificar a Deodato como uno de los grandes directores italianos del cine de terror, pero sin duda algunas de las obras que conforman su filmografía siguen teniendo resonancia en la actualidad. Probablemente, el alejamiento del director del cine más crudo y brutal se debió que llegado un determinado momento de su carrera, prefirio evitar todo tipo de controversias innecesarias. Aunque hace un tiempo se ha estado escuchando el rumor de que Ruggero Deodato quiere retomar las historias de canibalismo, por el momento solo podemos revisitar aquellas obras que ubicaron en el ojo del huracan a este controvertido director.



por Fantomas.

2 comentarios:

Don_fofo - Cinediondo dijo...

A pesar de ser un explotador de tomo y lomo, lo cual personalmente pienso que es lo más bajo que puede llegar a hacer un director de cine a nivel profesional, le tengo un respeto inmenso a este tipo debido al inmenso aporte que hizo al cine de horror con Cannibal Holocaust, algo realmente creativo e importante dentro del género del terror, el uso de la cámara subjetiva más la "campaña de marketing" completamente innovadora donde Deodato hizo creer a todo el mundo que las imágenes eran reales a tal extremo que salió en portadas de revistas amarillistas como intervuiú que denunciaban "los atroces hechos" y que logró con eso capturar la curiosidad morbosa de la audiencia (y de las autoridades)... una formula marquetera totalmente original nunca entes vista en el cine, que no se le reconoce muy seguido debido a que tal vez lo fuerte de sus escenas opacó este grán mérito.

Portada de revista Interviú:
http://img142.imageshack.us/img142/8704/interviu235.jpg

casi 20 años después esta misma campaña de marketing la copiaron en una película gringa bastante malota y se le reconoció como "muy original e innovadora", me refiero a Blair Witch Proyect...

Saludos!!!

Darkerr dijo...

Aunque hasta ahora sigo sin ver "Canibal holocausto", aun asi considero que es un buen tributo a un prolifico realizador, bastante laborioso por la cantidad de titulos que nos ha dejado. Espero que regrese, con canibales o sin ellos.

Related Posts with Thumbnails